Corazón borrado – Boy Erased (2018) – Crítica

Boy Erased (2018). Nos pasamos 1 hora esperando que apaleen a algún gay delante de la cámara y dentro de una iglesia. Bueno, no. Le falta sadismo. Si, leyeron bien: le falta sadismo. Esa horrorosa “terapia de conversión” por la que pasaron 700.000 personas en USA merecia se retratada con mucha mas crudeza. Si bien el film cumple con su tarea de crear conciencia sobre la relación entre religiones y homofobia, falla transmitiendo emociones. Eso si, el director acertó en la escena de la violación.
El pibe Lucas Hedges pone en evidencia que Russell Crowe ya no se esfuerza demasiado en su carrera. Nicole Kidman es Nicole Kidman.

Tal vez te interese...