Crítica: Fences (2016)

Fences (2016). Está en las antípodas de La La Land asi que si usted espera musica y ritmo, paciencia a la hora de verla. Basada en una obra teatral cuya adaptación es rígida y no muy cinematógráfica, la película es un tejido minucioso de diálogos. La cámara, con contados travellings, es un testigo mas en las escenas, y a su vez esas escenas son imposibles de pensar sin la intensidad de las interpretaciones de Denzel Washington y Viola Davis.

Entre Denzel y Viola se destaca más ella. En esta escena ella llega a emocionarse tanto que llora hasta que se le caen los mocos.

PD: Denzel Washington una vez mas la rompe pero sigo pensando que Casey Affleck merece el Oscar al Mejor Actor 2017.

Tal vez te interese...