Goodbye, Berlín – Tschick (2016) – Crítica

Simpática comedia en estilo road movie. En un mundo en el que los adolescentes solo se preocupan por la cantidad de likes en sus perfiles sociales, dos chicos deciden abandonar la ciudad en un coche robado para viajar lejos de Berlin, dando lugar a un sinfín de situaciones humoristicas. Una mirada muy particular al desencanto juvenil y a los conceptos de familia, educación, inmigración, amistad. Porque la comedia , sobre el final, da un paso al costado y nos muestra la profundidad de un drama.

Nota: Tristan Göbel es y será un gran actor.

Aqui el tema de Richard Clayderman que los chicos escuchan en el estereo del Lada

Tal vez te interese...