Shazam! (2019) – Crítica

La formula de esta película sería: 76% para la historia de la familia ensamblada (24 restante para el típico relato de superheroes), y dentro de ese 76% un 80% para la relación entre «Billy» y «Freddy» , siendo el ultimo el que se lleva el 50% de la pareja. Repasando, este pibito de solo 15 años se pone a cuestas (sin ser el protagonista) más del 30% del total sin quejarse. Algunos directores y productores todavía no comprenden que la base del Santo Grial del cine no está compuesta por los efectos especiales sino por la química que generan los actores dentro y fuera de la pantalla. Vaya que lo entendió David Sandberg al dirigir a Jack Dylan Grazer y Asher Angel.

Observarán que no le he dado demasiado peso a Zachary Levi. Podría haber sido reemplazado tranquilamente por alguna digitalización de Jim Carey. Es una película para niños? Tal vez. Pero quien no hubiera querido experimentar una adolescencia al estilo «Spiderman» al obtener superpoderes nada menos que en la ciudad de Rocky Balboa? Después de todo está repleta de guiños a la tierna y divertida «Quisiera ser grande».

PD: DC Comics salva el ultimo año con Aquaman y Shazam.

PD2: Oiga , Sr Mark Strong, usted merecia ser Lex Luthor en films anteriores pero quédese en esta franquicia. Le va de pelos.

Tal vez te interese...