Crítica – IT (2017): exquisita y demencial

 

Peliculón. Supera ampliamente a la de 1990 que -en el ir y volver entre el pasado y el presente del grupo – desgastaba al espectador . Limpieza total de todo lo ridículo y un gran acierto al dividir la trama en dos partes. Asi, esta primera se autosustenta, sin necesidad de recurrir al libro, a la anterior película o a la miniserie.
El elenco de chicos se pasa y Bill Skarsgård interpreta a un payaso hípnotico y maquiavélico. Exquisita puesta en escena del director Andrés Muschietti, sin perder el tiempo en tonterías sobre la constitución de “los perdedores” (para no caer en “Cuenta conmigo”), sin empalagar con efectos visuales y moviendo la cámara cuando debe y no por obligación.

Sr Muschietti, espèrando que dirija la 2da parte, tenemos esto para decirle…

 

Tal vez te interese...