Crítica – Greenland: El último refugio – Por lo menos Buenos Aires se salva

Greenland (2020). Deja de lado los clichés del relato coral  y los grandes espectáculos de destrucción. Va directo al comportamiento humano en situaciones de catástrofe. Y ahi se pasa del cine catástrofe al drama familiar. Decisión acertada como en Titanic.

A diferencia del estandar de 150 millones de dólares, en este film se gastaron 30 millones.  He ahi la clave: no tuvo desde la preproducción grandes pretensiones. Eso a muchos les cae bien y a otros les parece poco. Lo cierto es que no es  fantasiosa, tramposa o ridícula como varios productos de Roland Emmerich. Bien por Gerard Butler, Morena Baccarin y Scott Gleen.

 

(Visited 27 times, 1 visits today)

Te podría interesar