Cargos contra 1.000 personas por ver un vídeo sexual de menores en Facebook


Cargos contra 1.000 personas por ver un vídeo sexual de menores en Facebook

Crear y compartir contenidos ilícitos en Internet puede salir muy caro. Y no es para menos. La policía danesa acaba de presentar cargos contra un total de 1.004 jóvenes, algunos de ellos menores de 18 años. Por ver y compartir un vídeo de dos adolescentes de menos de 15 años manteniendo relaciones sexuales. Lo compartieron en privado. Pero les saldrá muy caro.

Los responsables de la red social, que ya han advertido en infinidad de ocasiones sobre su deber de informar a las autoridades sobre conductas delictivas, no vacilaron a la hora de notificar a la policía lo que estaba ocurriendo.

Tenían la clara evidencia de que estos jóvenes estaban compartiendo a través de Facebook Messenger, el servicio de chat de esta red social, un vídeo de dos niñas manteniendo relaciones.

Si bien hubo usuarios que compartieron el vídeo – aunque fuera en privado – algunas veces. Otros lo hicieron en cientos de ocasiones. Así que la policía considera que sabían perfectamente lo que estaban haciendo. Y que de hecho, era ilegal.

Una causa grande y compleja

El vídeo sexual de menores en Facebook se compartió cientos de veces

La caja de Pandora la ha abierto Facebook. Esta ha sido la encargada de denunciar los hechos a la policía. Ahora estas 1.004 personas tendrán que enfrentarse a la justicia danesa.

Así, todos aquellos que finalmente sean declarados culpables no se enfrentarán a una pena de más de 20 días de prisión. Sin embargo, serán incluidos en un registro de delincuentes durante los próximos diez años. De modo que si vuelven a delinquir, podrían enfrentarse a penas mucho más punitivas.

Parece ser que después de haber sido detectado el caso por Facebook, las autoridades estadounidenses transmitieron las circunstancias del caso a la Europol. A partir de entonces, fueron nada más y nada menos que cuatro las oficinas de la policía danesa que se pusieron manos a la obra con la investigación.

Si bien el vídeo se compartió por última vez en otoño de 2017, los hechos no han salido a la luz hasta ahora. Cuando se ha podido determinar la totalidad de personas que han cometido este grave delito.

usar móvil

¿Cómo ha sido descubierto este delito?

Descubrir que alguien está compartiendo contenidos ilícitos a través de Facebook, si es en privado, no resulta nada fácil. Más que nada porque este tipo de servicios de mensajería debe, por seguridad, llevar a cabo un cifrado de extremo a extremo. Es una práctica que también ejecuta WhatsApp para garantizar la seguridad de los usuarios.

Al final, todo depende de que alguien que haya participado en esta cadena de intercambio – o que haya recibido el vídeo (aun sin haberlo solicitado) denuncie ante las autoridades o ante la propia Facebook que ha recibido material ofensivo.

A partir de ahí, la maquinaria legal se pondrá en marcha. Y en principio, los culpables serán señalados y juzgados por el delito que han cometido.

La proactividad a la hora de informar sobre este tipo de contenidos por parte de Facebook, de momento está descartada. ¿Por qué? En principio los motivos de privacidad son lo suficientemente pesados como para no hacer una monitorización continua.

Esto no quiere decir que los responsables de esta red social tengan en mente activar y fomentar las denuncias voluntarias. Si existen sistemas de inteligencia artificial que pueden ayudar a los responsables de esta red social a prevenir hechos tan graves como los suicidios, es probable que Facebook también se ponga manos a la obra para fomentar entre los usuarios un buen uso de la herramienta. Y la denuncia inmediata, en cuanto detecten que alguien incumple la legalidad.

Cecília Hill es licenciada en Filología Hispánica y trabaja desde 2007 como redactora especializada en tecnología. Además de escribir sobre móviles y gadgets, también trabaja en la creación y planificación de contenidos como freelance.



Articulo en origen en Tu Experto

(Visited 11 times, 1 visits today)

Te podría interesar