Crítica – Joker (2019): no esperen 20 años para declararla “de culto”

Pasaron solo 20 minutos de pelicula y anoté en un papel: “Por favor darle un Oscar a Phoenix, al director (Todd Phillips), al director de fotografía (Lawrence Sher), al diseñador de producción y al editor”. Luego recordé que la Academia en Hollywood está en la onda “progre me too” , acurrucando con sus brazos las películas políticamente correctas (de negros como “Panther Black”, de mujeres como “La Favorita”, de gays como “Moonlight”) y dificilmente reconozcan la historia de como la indiferencia de la sociedad convierte a un hombre pobre, marginal, blanco, heterosexual en un sociópata. Asi que me conformaré con el premio para Joaquin Phoenix. Porque si no se lo dan….

Nadie esperaba que Todd Phillips, con sus antecedentes de comedias ligeras,  hiciera una gran película dramática.  Sorprendió pasandose por el culo el pedido de la Warner de “haceme una de superheroes”.  Fue más alla. Tomó un poco de “Batman, el caballero de la noche” (cine comercial del bueno de Nolan), otro poco de Taxi Driver (cine de autor de Scorsese), se arriesgo e hizo historia.

Respecto a Phoenix, parto de esta premisa: no se puede comparar con los anteriores Guasones.  Jack Nicholson creó a un Joker desenfadado pero jocoso, y Heath Ledger rompió al anterior y lo convirtió en un sádico que sólo quería observar como ardia el mundo. La vara estaba alta, y entonces Joaquin Phoenix sacó de la galera la espléndida evolución de Arthur Fleck, del individuo que sueña con alcanzar éxito, reconocimiento, aprobación , al caótico sociopata. Porque los sociópatas, a diferencia de los psicópatas, los crea la sociedad.

 

Merece un apartado el diseño de producción.  Es un Ciudad Gótica decadente, con calles sucias, llena de basura, llena de personas feas, con subtes rotos, escaleras tristes y grises. La paleta de colores de la fotografía, el vestuario y la utilería son fundamentales a la hora de sumergir al espectador en esta “Nueva York” (digamoslo asi de frente) setentosa y decadente.
Conclusión: obra maestra, de culto. Para verla varias veces y descubrir detalles, tras la primera impresión de Phoenix comiéndose la pantalla.

PD: les dejo el “atrás de camara” para que observen dos cosas. Primero como Joaquin Phoenix comunica su personaje con la gestualidad, la corporalidad. Es Joker aunque no lo escuchemos,no sepamos que dice. Segundo, la cantidad de extras y cámaras destinadas a las tomas en exteriores en una gran ciudad.

Las grandes frases de Joker.

“Es muy dificil intentar ser feliz siempre”

“Solía pensar que mi vida era una tragedia, pero ahora me doy cuenta de que es una comedia”.

“No sé por qué todos son tan groseros, no sé por qué lo eres; No quiero nada de ti. Tal vez un poco de calidez, tal vez un abrazo papá”

“No escuchas, ¿verdad? Simplemente haces las mismas preguntas todas las semanas. “¿Cómo está tu trabajo?” “¿Tienes pensamientos negativos?” Todo lo que tengo son pensamientos negativos”.

“La peor parte de tener una enfermedad mental es que la gente espera que actúes como si no la tuvieras”.

Tal vez te interese...